La Merendica de Abla conserva su esencia festiva y de tradición

14/05/2018

Más de dos mil vecinos y visitantes celebraron este sábado la fiesta de La Merendica, una de las tradiciones más arraigadas del municipio que ha cumplido su 135 edición.

Grupos de vecinos, amigos y familiares fueron llegando al área recreativa del paraje de Montagón desde primera hora de la mañana para instalarse en el parque, acorde al sorteo de distribución de mesas realizado el pasado jueves en el salón de plenos del Ayuntamiento de Abla. Los familiares de los niños y niñas que celebran la Primera Comunión, que este año han sido diez, tuvieron preferencia a la hora de elegir ubicación dentro de las cerca de cuarenta mesas distribuidas por el recinto. También hubo otras familias que celebraron la Comunión en restaurantes del pueblo. 

Ya a la hora de comer se degustaron numerosos manjares, desde paellas y carne a la brasa pasando por jamón serrano, platos caseros y todo tipo de dulces y bebidas. Tampoco faltaron roscas de aceite y cestas de huevos cocidos. La tradición sigue manteniéndose cada Sábado de Pentecostés, siendo ante todo una fiesta gastronómica con juegos infantiles y actuaciones en directo de la Banda de Música, la tuna universitaria y una orquesta que amenizó la fiesta hasta bien entrada la noche. 

En definitiva, ambiente de convivencia donde la mayoría de asistentes va ataviado con prendas conmemorativas como camisetas, gorras y pañuelos diseñados para la ocasión por asociaciones y comercios de la localidad.
 

Tradición popular

La fiesta de La Merendica es una tradición popular que data de 1883, fecha en la que el campanero y catequista Pedro González Herrerías acudía al campo, junto a menores que celebraban su Primera Comunión, para disfrutar de una merienda en la que no faltaba la guitarra y alimentos de la época como onzas de chocolate, rosquillas de pan blanco, gaseosa y huevos cocidos.

Comparte